¿Cómo organizar nuestros objetivos?

¿Cómo organizar nuestros objetivos?

Nunca vas a tener tiempo para hacerlo todo, pero sí lo más importante. -Mario Luna.

El tiempo es el recurso más valioso, nadie puede tener más tiempo que otros. A pesar de que es el mismo para todos y no podemos comprar más, se le suele dar el rol principal al dinero. Las acciones que hagamos a través del tiempo determinarán en gran medida nuestro éxito.

En este artículo podrán encontrar algunos consejos para planear tareas y optimizar el tiempo.

La visión nos provee claridad.

Inicialmente recomendaría adoptar a nivel general una reflexión que debe abarcar todo lo que nos importa en esta vida, quién somos y qué queremos lograr. Si nunca lo hiciste, puede ser complicado… Pero no te bloquees, lo importante es comenzar.

Mas tarde, con un poco mas de claridad sobre lo que queremos hacer, debemos separar todos estos aspectos en:

  • Áreas.
  • Metas.
  • Objetivos.
  • Actividades.
  • hábitos semanales/diarios.

ÁREAS: Las áreas son aquellos ámbitos de nuestras vidas que consideramos más importantes, por ejemplo la familia, estudios o vida profesional. Es el primer filtro para empezar a dar claridad a lo que nos importa.

METAS: Las metas es aquello a lo que aspiramos dentro del área que elegimos. Como por ejemplo dentro del área de vida profesional, ser programador. Para el aspecto personal, estar más fuerte y comer mejor.

OBJETIVOS: Los objetivos son más específicos que las metas, cumpliendo con la metodología S.M.A.R.T (específico, medible, alcanzable, relevante y temporal) podemos determinar algo como: Dominar clases de JavaScript en 1 mes o eliminar ultraprocesados por 3 meses.

ACTIVIDADES: Las actividades específicas para alcanzar los objetivos, como comprar una computadora, o hablar con X persona en un momento dado.

HÁBITOS: Los hábitos son las actividades que se deben repetir en el tiempo, y que van a ayudarnos a generar nuestro nuevo yo, como estudiar y escribir todos los días o entrenar 3 veces a la semana.

Releva tu tiempo

Todos tenemos 24 horas: la diferencia entre los que logran grandes cosas y los que son víctimas del tiempo reside en qué hacemos con el. Por eso recomiendo los siguientes tips:

  • plasmar en una agenda nuestras actividades y hábitos actuales
  • Calcular el tiempo libre
  • Colocar objetivos y hábitos donde haya tiempo libre. Intentando dejar algo para el ocio.
  • Si el tiempo libre no alcanza para todo lo que queremos hacer, tenemos que reemplazar las actividades de menor relevancia por las más esenciales.
  • No te sobrecargues demasiado, es mejor empezar en pequeño y ser constante que hacer esfuerzos extremos y durar unos días.

El plan de acción

En el plan de acción van los pasos detallados a seguir para alcanzar cada objetivo.

En el plan uniremos todo lo que pudimos definir sobre nuestros nuevos horarios y forma de trabajar. O sea que plasmamos los hábitos diarios y semanales de cada objetivo/meta, así como las actividades específicas que construyen el camino al logro de los objetivos.

 Podría ser lo más complicado de definir, por eso hay que entender que el plan es algo que evoluciona en el trayecto.

El plan debería actualizarse todas las semanas, o todos los días. Porque forma parte de nuestra organización diaria. Cada semana se puede generar y/o fortalecer una estructura para nuestros proyectos a futuro (un molde general de todas nuestras acciones y hábitos interconectados para nuestra causa con propósito).

Centrarse en lo que depende de nosotros.

Es importante que tu esfuerzo se centre en lo que podés controlar

Es importante seleccionar cosas que están en nuestra área de control. Todos estos ítems, especialmente los objetivos, deben ser guiados por valores importantes junto a la visión de nosotros mismos a largo plazo.

Cuanto más fuera de nuestro alcance están ciertas actividades, mayor probabilidad de sufrir ansiedad y preocupación en vano.

A mayor claridad, menor posibilidad de ceder a las tentaciones y la pereza. Por eso es bueno además tener un plan de acción que encadene todo lo anterior.

No pospongas las tareas pendientes

Procrastinar perjudica nuestra autoestima, aunque debemos luchar con los pensamientos saboteadores, el no haber hecho lo que realmente queremos daña nuestra autoestima.

Lo único que tenemos es el momento presente, el futuro es incierto y no sabemos si las condiciones van a ser mejores, lo que quiere decir que el posponer una tarea por el simple hecho de no afrontar el presente no tiene sentido, equivale a matar el tiempo. Si se puede hacer, mejor hacerlo. Cuando sea el momento de volver a afrontar esa tarea, será nuevamente el momento presente.

Trabajar en lo que queremos nos convierte en lo que queremos. A mi me sirve recordar mis principios, el valor de construir poder autosuficiente, y generar una personalidad que se mejora a sí misma en el transcurso del tiempo.

Enfocate

Con la tecnología, la sociedad está cada vez más conectada pero a cambio perdimos el contacto con nosotros mismos. Si no aprendemos a dominar nuestros impulsos seremos esclavos de las grandes empresas que se benefician de nuestra atención, explotando nuestro genotipo.

Para lograr cosas distintas es necesario un gran esfuerzo. Cosa que no conseguiremos si nuestro subconsciente se encuentra pendiente de si no hay alguna novedad en Instagram, o teniendo el deseo constante de revisar la bandeja de entrada del correo electrónico.

Aunque creamos que chequear el correo electrónico cada 5 o 10 minutos pueda parecer inofensivo, la realidad es que tiene un impacto mucho mayor en nuestro cerebro ya que no se da el tiempo necesario para que se creen bloques neuronales sólidos para entender cosas complejas.

Según este artículo, gran parte de los trabajadores revisan su email cada 3 minutos, y la media es de 6.

La imposibilidad de enfocarnos por largas horas es un factor muy limitante para dominar cosas de manera rápida y efectiva.

Técnica Pomodoro

La técnica Pomodoro sirve para maximizar la concentración y alternar entre los modos de pensamiento concentrado y difuso para formar las conexiones neuronales del aprendizaje eficientemente. Cada pomodoro consiste en trabajar durante 25 minutos y descansar 5.

Para las tareas sencillas y urgentes

¿Puedo hacerlo en menos de 2 minutos?

Si es una tarea que puede llegar a tomar menos de 2 minutos, es mejor hacerlo ahora. Aplicable a esas tareas urgentes que tenemos obligación de realizar.

 Solemos distraernos con todas las cosas que tenemos que hacer, la técnica liberará nuestra mente de esas pequeñas tareas que quedan en el aire preocupándonos. El desafío del tiempo hace que no demos demasiadas vueltas.

Crear recordatorios para descargar la mente de pendientes

Pueden haber tareas sencillas que pueden llevar bastante tiempo. Si tenemos otras cosas que hacer recomiendo usar recordatorios, o apps como Calendar para decidir cuándo nos vamos a encargar de estas tareas.

Conclusión

Así como la calidad de tu vida depende de la calidad de tus acciones, tener una visión clara y estructurada en nuestro camino a seguir va a propiciar un destino de mejora constante.

Organizar nuestra vida a través de hábitos y objetivos va a disminuir la cantidad de veces que procrastinamos, es decir, va a reducir la cantidad de respuestas automáticas que tenemos en nuestro día a día y van a ser reemplazadas por actividades de mayor impacto, las que nosotros elegimos.

Los hábitos son trenes. Generá un camino sólido, enfocado y con mucho propósito y verás como todo mejora.

Esta entrada tiene un comentario

Deja un comentario

Cerrar menú